LA CARTA MÁGICA

Todo empezó con el envío de un ejemplar de mi novela, REFLEJOS EN EL ESPEJO, a Úbeda (Jaén). A través de Twitter había recibido el interés de @HadaPlaya (una gran amante de la literatura) en el libro, y para mi sorpresa, terminó de leerlo en menos de una semana. Mi satisfacción fue total cuando me escribió entusiasmada con la historia. La novela había superado ampliamente las espectativas, y sus críticas compartidas a través de las redes sociales fueron mucho más positivas de lo que yo esperaba. Pero lo mejor aún estaba por llegar.

Resulta que esta simpatiquísima lectora imparte clase a niños de 7 años en un colegio de Torreperogil, un pueblo situado en los alrededores de Úbeda. Cuál fue mi inmensa sorpresa cuando un día cualquiera encontré en mi buzón decenas de cartas firmadas a puño y letra por estos niños y niñas, expresándome sus preguntas y declarando su admiración por mí, un humilde y novato escritor. Su profesora había utilizado “Reflejos en el espejo” como trabajo en clase, trasladando la historia que un día salió de mi cerebro a las brillantes cabecitas de estos alumnos. Símplemente no podía creerme que todos esos niños se hubieran tomado la molestia de escribirme personalmente… ¡incluso me dedicaron resumenes y dibujos! Esa tarde se cumplió un sueño que ni siquiera me había planteado que pudiera conseguir: había entrado en la vida de esos niños.

DSC00056 DSC00057 DSC00058

Ahora me tocaba a mí contraatacar, devolver aunque sea un poco de todo el cariño recibido. Así que cogí papel y boli y redacté una carta dedicada a todos esos maravillosos niños con la esperanza de estar a su altura.

Esta es una copia de la carta que escribí. La carta mágica:

LA CARTA MÁGICA

Minicuento de Luis A. Santamaría a los niños y niñas de Nuestra Señora de la Misericordia

Érase una vez un chico que vivía en una enorme ciudad llena de altísimos edificios de cristal. No tenía barba ni bigote. Tampoco el pelo amarillo, como alguien le había sugerido una vez, aunque le parecía una divertidísima idea. ¡Quizá se lo tiñera algún día! Le gustaba el fútbol y era muy aficionado al Real Madrid, que era el mejor equipo del universo, según él. El chico vivía con su novia y un precioso conejito marrón que tenía como mascota. De lunes a viernes, trabajaba en un enorme edifico rodeado de ordenadores y gente con corbata. Al chico le gustaba ese trabajo, pero como realmente era feliz era cuando cogía un papel y un lapicero y se ponía a escribir. ¡Sí, el chico también era escritor! Le encantaba escribir cuentos. “¡Ser escritor es la mejor profesión del mundo!”, exclamaba con entusiasmo cuando alguien le preguntaba.

El chico escribía constantemente. Le gustaba inventar mundos, alucinantes personajes de fantasía y provocar que los demás se emocionaran con sus cuentos. Sin embargo, estaba muy preocupado. Escribir un cuento es una tarea muy difícil y lleva mucho tiempo. A veces le era imposible inspirarse, y eso hacía que sus cuentos no fueran tan bonitos como él quería. Pero un día sucedió algo maravilloso.

Cuando volvía a casa deseando poner la tele para ver la final de “La Voz Kids”, encontró una carta en su puerta. Había aparecido como por arte de magia. El chico la cogió lleno de curiosidad, y descubrió con asombro que venía de un pueblo llamado Torreperogil. Se trataba de un bonito pueblo cerca de Jaén, y poseía uno de los colegios más especiales del mundo: Nuestra Señora de la Misericordia. Aquel colegio era especial porque allí estudiaban los niños y niñas de 2ºA y 2ºB. Además, la mejor profesora del mundo, Chuss, les daba clase. Tenía el pelo rojo y rizado, y según su alumna Yanira, una sonrisa muy bonita. ¡Qué maravillosa casualidad que la mejor profesora y los mejores alumnos coincidieran en el mismo colegio! Por eso Nuestra Señora de la Misericordia era un colegio tan especial…

El chico abrió la carta y descubrió emocionado que esos alumnos tan maravillosos le habían escrito muchas cartas para conocerle. Las leyó una y otra vez, y respondía a las preguntas mentalmente, sin poder dejar de sonreír.

“¿Te gusta el cine?”, preguntaba Antonio Gallego. ¡Por supuesto!, al chico le encantaba el cine, y siempre estaba viendo mogollón de películas.

También escribía una niña que se llamaba Noelia y que le encantaban los perros, así que le preguntó al chico por si tenía uno. A él también le encantaban los perros, como a Noelia, y deseaba poder tener uno lo antes posible. Se preguntaba qué raza de perro era la preferida de Noelia…

Después descubrió que Patricia le había hecho un dibujo a colores… ¡Qué bien dibujaba!

El chico se emocionó al leer a Natalia López Tallada, una niña que soñaba con ser escritora, al igual que él. Ella se preguntaba si era muy difícil escribir libros, y él, pensativo, decidió que escribir libros es lo más genial del mundo.

¡Qué niño más simpático es Adrián!, pensaba al ver que le deseaba tanta suerte para escribir más libros.

A Elena Talavera, que era una niña morena muy guapa, le gustaban los niños “rubios o como sea”. Escribía su carta muy preocupada deseando que el chico fuera tan bueno como ella, que quería a las personas así como así. ¡Él opinaba exactamente igual que Elena!

Antonio, un niño que dibujaba muy bien, se preguntaba en la carta si le gustaría el siguiente libro del chico. “¡Estoy seguro de que sí, Antonio!”, respondió él. “Además, el protagonista, que se llama Oli, tiene 10 años y se parece mucho a los niños de Torreperogil”.

Rubén, cuyo cumpleaños es el 18 de Marzo, le preguntaba al chico que cuándo era el suyo. “¿Querría hacerle un regalo?”, se preguntaba él muy contento. Su cumpleaños era el 25 de septiembre. “Quiero trabajar contigo”, le aseguraba Yanira Olmedo. ¡Ojalá trabajaran juntos algún día el chico y ella!

En otra carta, Irene le había dibujado un precioso dibujo, y a un lado había escrito: “EL MEJOR ESCRITOR DEL MUNDO”. ¡Qué simpática era Irene! “¿Cuántos años has tardado en escribir el libro?”, preguntaba Rocío. “¡Casi dos años, Rocío! Muchísimo tiempo, ¿no crees?”, le contestó el chico.

Por si fuera poco, también había otra carta donde todos esos niños tan geniales habían hecho sus resúmenes de “Reflejos en el espejo”, que era el libro que había escrito el chico. ¡Qué bien escribían esos alumnos! El chico estaba alucinado con lo bien que habían entendido su cuento.

Entonces, cuando terminó de leer todas las cartas, el chico se sintió tan contento que se puso a escribir su siguiente libro. ¡La inspiración había vuelto! Y ya no se iría nunca más. Gracias a los alumnos de Nuestra Señora de la Misericordia y a su profesora Chuss, el chico pudo terminar más cuentos y volvió a ser feliz escribiendo, que era lo que más le gustaba hacer. Estaba muy contento porque ahora tenía muchos amigos nuevos en Torreperogil, ese pueblo tan bonito. Zaid, Lorenzo, Gabriel, Ángel, Patricia, David, María, Raquel, Iván, Nuria, Juan Jesús, Jorge, José Manuel, Celia, Natalia, Marcos, Juan Carlos (que tenía un tito que se llamaba igual que el chico), Ingrid, Alejandro… eran algunos de sus nuevos mejores amigos. Estaba tan contento de haberles conocido que les prometió que un día iría al colegio para conocerles, hablar con ellos, y darles las gracias en persona. ¡Estaba deseando ir! Además, estaba deseando firmarle en un papel a Alfonso, e Isaac, que de mayor quería ser también escritor y era su fan número uno, le estaba esperando.

El chico nunca más volvió a estar triste, y, gracias a sus nuevos amigos, volvió a ser un escritor feliz.

Luis A. Santamaría

Anuncios

2 comentarios sobre “LA CARTA MÁGICA

  1. Gracias por este maravilloso regalo…tu carta mágica ha sido una grata sorpresa que cada uno de nosotros guardaremos en nuestro cofre de los tesoros…natalia me decía hoy: seño….es la primera vez que me escribe un escritor…la guardaré para siempreeee, yo le he contestado…y yoooo!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s